Como conseguir financiación mediante crowdfunding

Imagina que tienes una idea de app con la que quieres emprender tu propio negocio, o que quieres montar una tienda online para vender… ¡Magdalenas rellenas de diferentes chocolates! Qué ricas ¿eh? Pero, ¿y el dinero para empezar?

A veces se nos ocurren ideas geniales, novedosas, que a nadie se le han ocurrido antes, que ya es difícil, pero realmente no sabemos cómo ponerlas en marcha. No tenemos ni equipo humano, ni presupuesto. Emprender puede ser una buena forma de salir a flote, pero sin cash, no puedes empezar nada.

El crowdfunding o micromecenazgo es un tipo de financiación colectiva que te puede ayudar a conseguir el apoyo económico que necesitas. No lo confundas con crowdsourcing, que consiste en externalizar tareas que normalmente realiza un empleado, a un grupo de personas externas a tu negocio.

Todo parte de una idea que se convierte en proyecto y que se apoya de un portal especializado en crowdfunding, que tiene la infraestructura necesaria para recoger las distintas aportaciones de tus mecenas.

El proyecto se sube al portal con un valor que quieres alcanzar, y que será el que consigas si se financia tu idea. Hay sitios que incluso te dejan elegir un valor mínimo y un valor óptimo que te permitirá, de conseguirse, que puedas desarrollar con más recursos tu proyecto.

Se dan unos plazos, que normalmente suelen ser de unos meses, y en ese tiempo tienes que conseguir que los usuarios que conozcan tu proyecto te apoyen y aporten una cantidad. Esta dependerá del tipo de recompensa que obtendrán. Por ejemplo, puedes poner una cantidad de 10€, y el usuario que aporte será recompensado mencionándole en la web de tu idea; o una cantidad de 100€ y el mecenas recibirá una muestra de tu producto. Es una forma de que los que te echen un cable, se beneficien del proyecto, formando un círculo.

Lo más importante desde que está en marcha el proceso, es que estés dando a conocer tu proyecto a través de las redes sociales, apoyándote en amigos y familiares o compañeros de trabajo.

Una vez pase el plazo, si el valor total ha conseguido llegar previsto, el proyecto se da por financiado.

La plataforma que te ha ayudado, se lleva una pequeña comisión, y además, velará por que cumplas las recompensas a los que han ayudado a financiar tu proyecto. ¡Así que no te olvides de poner tu parte!

Lo interesante de este método de financiación colectiva es que, apoyes los recursos que necesites, en unos que ya tengas, de fondos propio. No es lo mismo buscar 20.000 € de financiación que 12.000 €. Además, te puede ayudar a encontrar a gente realmente interesante y que pueda aportar algo a tu proyecto.

En 2014 financié mi propio proyecto a través de crowdfunding, y realmente no fue complicado. Lo que más nos costó, a mi equipo y a mi, fue dar a conocer la iniciativa entre nuestra gente. Creo recordar que hasta pusimos en marcha una campaña de Facebook Ads. ¡Pero lo conseguimos!

Verkami, Kickstarter y Goteo son algunas plataformas de crowdfunding que te pueden ayudar.

¿Qué te ha parecido? Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *