¿No tienes experiencia? Invéntatela

A veces nos encontramos con un puesto de trabajo al que queremos acceder, pero ¡zas! Que si 1 año trabajando como community manager, que si experiencia con Hootsuite, Google Analytics… ¿Y ahora qué? ¿Has acabado la carrera, y sólo tienes la experiencia pura y dura de becario unos meses? ¿No has usado ni conoces lo que te piden? Es hora de ponerse manos a la obra, y vas tarde.

Vale que no tengas experiencia, pero tienes que conocer al menos cómo se mueve la profesión a la que te gustaría dedicarte, y sobre todo lo que la rodea. Más incluso que tu futura profesión, tu campo de batalla. Si hablamos de comunicación en general, ya sabes que hay que ser multidisciplinar. Igual no vas a ser experto en marketing online, pero vas a tener algunos conocimientos si investigas por tu cuenta. También te puedes interesar por diseñar carteles, editar audio aunque no sea tu especialidad… ¡En fin, ponerse al día!

La formación es algo esencial, te añade valor como persona y como profesional, te desarrolla en temas que te interesan, y te genera la curiosidad que necesitas, y que no tienes que soltar nunca jamás. Es la que te va a seguir alimentando a lo largo de tu profesión, y la que te va a ayudar a descubrir nuevas opciones que quizás te interesen más. La formación es algo que está en tus manos.

La experiencia parece que no, pero estamos muy equivocados. ¿Acaso tiene que venir alguien a darnos la experiencia que necesitamos como diseñadores, por ejemplo? ¿Es que si no trabajo con una agencia 1 año no voy a poder tener un portfolio para enseñarlo a mi próxima empresa? Es hora de cambiar las reglas, y de tener iniciativa, una palabra que por cierto, adoro.

Tenemos que sacar nuestro lado más creativo que llevamos dentro, y experimentarnos nosotros mismos. ¿Te quieres dedicar al diseño de marcas? Empieza a imaginar proyectos, a diseñarlos en tu propio escritorio, a generar ideas… Empieza a diseñar tu propia experiencia.

Imagina que una empresa de energía, que aún no está en el mercado, te ha encargado que le elijas un buen naming, le diseñes un logotipo, tarjetas de visitas y una web. ¿No es genial? ¿Qué nombre elegirías? Verligh, Enering, BeEnergy… ¡Eso es cosa tuya! Pero ten a mano una buena carpeta donde vayas guardando todos los proyectos, bien organizados, y súbelos a la Red. No necesariamente necesitas un blog, puedes crearte un perfil en Pinterest y subirlos.

Es una buena forma de ganar agilidad, soltura, ¡y experiencia, que es lo que necesitas! Aplícalo a lo que pretendas, y estoy seguro de que sacarás buen partido de mi consejo. Así no irás sin con las manos vacías a tu próxima entrevista de trabajo, ¡o con un CV en blanco!

(Visited 157 times, 1 visits today)

¿Qué te ha parecido? Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *